Electrodomésticos
Miércoles, 29 de enero de 2014

LA ETIQUETA ENERGÉTICA

La nueva etiqueta energética europea que entró en vigor en 2011 incorpora nuevas clases de eficiencia energética, consumos anuales de energía y agua, pictogramas fáciles de entender, información sobre las emisiones de ruido y muchos detalles más. Estas mejoras permiten entender mejor la información sobre la eficiencia de los electrodomésticos y así los consumidores podemos encontrar los electrodomésticos más eficientes de un vistazo.

Este etiquetado nació con la idea de homogeneizar la información en lo referente al consumo de energía y agua de los lavavajillas, lavadoras, lavadoras-secadoras, frigoríficos, congeladores y hornos en toda la UE.

La etiqueta energética informa de los valores de consumo de energía y agua del aparato (eficiencia), así como de las prestaciones del mismo. Es decir, lo bien que un electrodoméstico es capaz de realizar sus tareas (eficacia). Es obligatoria en frigoríficos, congeladores, lavadoras, secadoras, lavavajillas, hornos y aparatos de aire acondicionado.
El renovado etiquetado energético está compuesto por una representación de las clases energéticas con siete clasificaciones por colores, partiendo desde el color rojo para los electrodomésticos con mayor consumo y llegando al verde para el máximo valor de eficiencia.

Esta escala de medición viene a sustiruir a otra ya existente y que antes de 2011 era voluntaria.

En la nueva escala de medición se añaden tres categorías por encima de A: A+, A++, A+++. Además, los textos específicos de cada país han sido reemplazados por unos pictogramas internacionales

La nueva etiqueta es buena para el medio ambiente porque ayuda a reducir el consumo de agua y energía ya que ayuda a los consumidores a elegir aquel electrodoméstico más eficiente (con el consiguiente ahorro de dinero) y porque impulsa a los fabricantes a esforzarse en hacer modelos más eficientes.

Cada tipo de electrodoméstico lleva un etiquetado diferente. Así para las lavadoras hay 3 clases de eficiencia adicionales por encima de A: A+, A++ y A+++, donde A++ requiere hasta un 24% menos energía y A+++ requiere incluso hasta un 30% menos energía que la clase A.

Para el etiquetado de lavavajillas también hay 3 clases de eficiencia energética adicionales por encima de A: A+, A++ y A+++. La clase más eficiente ahorra un 30% de energía sobre la clase A y los productos A++ consumen un 21% menos que los electrodomésticos de clase A.




Para los electrodomésticos de frío, el antiguo etiquetado energético contenía ya las clases A+ y A++, y ahora ha sido extendida con la clase A+++. Un electrodoméstico
de la gama de frío con etiquetado A++ supone un ahorro del 40% de energía con respecto a los electrodomésticos de clase A. Y un producto clasificado con A+++ consume un 60% menos que un electrodoméstico de clase A

Por último, en cuanto a las secadoras, el nuevo etiquetado energético, de aplicación obligatoria desde mayo de 2013, proporciona 3 clases de eficiencia adicionales por encima de A: A+, A++ y A+++, donde A+++ supone un ahorro de energía de hasta un 63% con respecto a la clase A, mientras que las secadoras A++ consumen un 51% menos energía que A y las de clase A+ un 35% menos que A.

Marga Marga
Valoración

0 Puntos - 0 Opiniones
Leído por 2106 personas
Desde 2011, existen 4 tipos de calificaciones A: A, A+,A++ y A+++ Desde 2011, existen 4 tipos de calificaciones A: A, A+,A++ y A+++ El nivel mínimo para un lavavajillas es el de una antigua A. El nivel mínimo para un lavavajillas es el de una antigua A. En los frigoríficos también es obligatorio el informar del nivel de ruido. En los frigoríficos también es obligatorio el informar del nivel de ruido.
TOP
® línea 3 cocinas • Todos los derechos Reservados • Política de cambio y/o devoluciones

Añadir imagen a mi libro de ideas

Para poder añadir una imagen al libro de ideas es necesario identificarse.

Haga click aqui para logarse en ZONA 3